Sandia y melones

Sandia y melones

Las sandías y melones son plantas muy productivas que generan frutos que pueden alcanzar (en el caso de la sandía) incluso el peso de 20 kilogramos y la producción puede superar los 10 kilos por metro cuadrado. Son muy ricas en agua y sustancias azucaradas. El hábito de estas plantas es rastrero y dado que la temperatura óptima para su desarrollo ronda los 30 °, el período de siembra debe estar bastante adelantado en la temporada buena, cuando las temperaturas mínimas superan los 15 grados. Para tener una buena producción es recomendable plantar a principios de mayo para tener el fruto desde finales de julio hasta agosto. Para ello, utilice plantones de 3-4 hojas que es preferible plantar en la parte superior del suelo, con una densidad de plantación de 1 o 2 plantas por metro cuadrado. Luego riegue abundantemente y no escatime en fertilización, que debe tener en cuenta la fuerte remoción de potasio y nitrógeno y la alta productividad de los cultivos.

La maduración tiene lugar aproximadamente 4 meses después de la germinación y se puede ver al observar que el cirro colocado en el nodo junto al pedúnculo del fruto se seca. Al plantar estos cultivos, tenga cuidado de no plantarlos en el mismo terreno que el año anterior ya que se impediría su desarrollo.


Vídeo: Cesta de Melón y Sandía - Receta de fruta saludable rápida y fácil