Plátano

Plátano

El llantén

Planta perenne muy extendida por todo el continente, el llantén es una planta herbácea de hojas estrechas y lanceoladas que terminan en espigas cilíndricas. En verano florece con pequeñas flores rojas o incluso oscuras que a su vez dan vida a frutos que contienen una semilla. El nombre deriva de Planta, que es un significado latino que indica la planta del pie, ya que la planta se ve exactamente como esta última.

El plátano es originario de Asia y África donde existen plantaciones reales, pero en Italia lo encontramos en casi todas partes porque su germinación es espontánea y crece principalmente en zonas de colinas o de baja montaña.

Utilizado desde la antigüedad, el plátano trataba diversas enfermedades y era considerado de gran importancia.

Su uso principal era para resfriados, bronquitis y tos pero también se utilizaba como diaforético y diurético.

La planta se consideró muy útil para calmar las quemaduras de rozaduras y pequeñas heridas y aún hoy, a través de esta voz popular, las hojas de plátano se frotan sobre la piel tras la molesta picadura de un insecto y el dolor y el ardor desaparecen automáticamente.


Efectos beneficiosos del plátano

La aucubina, principal elemento contenido en la planta, hace que su uso externo sea muy eficaz para las picaduras de insectos y no es casualidad que esta planta también se utilice para la preparación de cremas calmantes contra las picaduras de mosquitos.

Sin embargo, además de las cremas, también es posible utilizar diversos productos preparados de forma casera como decocciones con las que aplicar vendas o gasas empapadas en solución, sobre la piel dolorida.

Su consumo para uso interno, en cambio, es aconsejable para todas aquellas dolencias relacionadas con los resfriados y todos aquellos estados catarrales que necesiten diluir las secreciones.

Según estudios muy recientes, el plátano también se puede llevar a personas mayores y niños porque no tiene efectos secundarios significativos a menos que se use de manera desproporcionada.


Cultivo de plátano

Aunque la germinación del plátano sea completamente espontánea, la planta también se puede cultivar con fines ornamentales o simplemente para aprovechar sus beneficios terapéuticos. Por lo que también se puede cultivar en el jardín o en macetas de barro.

La planta necesita luminosidad y por ello conviene colocarla en un lugar muy soleado y en contacto directo con los rayos del sol.

El plátano no necesita precauciones especiales y en lo que respecta al riego, el agua de lluvia es buena excepto en los períodos de arsura y sequía prolongada.

En este caso, el agua será absorbida por el suelo y cuando haya penetrado perfectamente en el suelo se volverá a regar sin dejar estancamiento.

La planta es resistente a los parásitos pero puede suceder que esté infestada de arces fúngicos, en cuyo caso, especialmente si se utiliza con fines terapéuticos, se deben utilizar insecticidas naturales y no dañinos para el ser humano.

Si el cultivo se lleva a cabo en grandes parcelas de tierra, es necesario nivelar la tierra para allanarla, de lo contrario la maquinaria no podrá continuar con la cosecha.


Cómo se encuentra en el mercado

El plátano se encuentra en el mercado en forma de semillas para plantarlo o para hacer decocciones pero su uso se realiza generalmente utilizando la planta fresca que siempre se encuentra y sobre todo si se cultiva en casa, la planta puede usarse para frotar los cueros señalados por insectos.

Sin embargo, la planta también se encuentra en forma de extracto o crema calmante y siempre es útil para aliviar las quemaduras y dolores provocados por las picaduras de insectos.

En la fitoterapia también existen pastillas o extractos de plátano que se toman especialmente en caso de tos catarral para poder diluir las secreciones. Además también hay preparaciones como almíbar.

Las hojas de la planta también se utilizan para aliñar ensaladas.


Cómo preparar productos con plátano

La infusión de plátano se prepara utilizando 3 gramos de hojas en 100 gramos de agua caliente y luego se deja reposar la preparación hasta que enfríe. Se bebe endulzado y tres veces al día.

Es muy útil para los trastornos relacionados con el tracto intestinal, para la tos irritante y para las afecciones catarrales.

Para los mismos síntomas, también puede utilizar las hojas centrifugadas de la planta y tomar tres cucharadas al día.

La decocción, en cambio, debe hacerse hirviendo 5 gramos de hojas en 100 gramos de agua. Beba una taza de decocción por la noche antes de irse a dormir. Los efectos además de depurativos, provocarán una ligera diuresis.

Las cataplasmas se preparan haciendo una decocción y luego sumergiéndolas en la solución de la gasa o paño que se aplicará sobre úlceras de pierna o pequeñas heridas. Las hojas trituradas son un excelente medicamento para esas pequeñas abrasiones que luchan por curarse.

Dado que el plátano es un alimento que es bueno para las personas anémicas, es muy útil combinar sus hojas con diversas ensaladas que también pueden ser consumidas por los más pequeños sin exagerar porque traen un ligero estreñimiento.

Excelente loción para la piel del rostro, se elabora infundiendo 50 gramos de hojas verdes en un litro de agua. La solución se utiliza luego empapando compresas de gasa que se aplicarán sobre la piel del rostro para hidratarla y descongestionarla.


Algunas curiosidades sobre el plátano

Alguna vez se buscó el plátano como alimento para conejos porque los fortalecía y los hacía muy prolíficos. Los criadores fueron a cazar esta importante hierba pero en algún momento no se sabe por qué, se agregó a la categoría de malezas y los agricultores usaron varios herbicidas para contrarrestar su crecimiento.

Dioscórides, Plinio y Galeno la consideraron una planta casi mágica dadas las sorprendentes propiedades terapéuticas y las fibras ricas en mucílagos, goma, pectina, sustancias amargas, saponina, ácido cítrico oxálico y silícico, cloro, sales de potasio y magnesio, glucósido de aucubina y óxido de silicio curativo, fitocidas, antibióticos vegetales, antibacterianos.

Ya en la antigüedad la planta se utilizaba como agente refrescante, diurético, depurativo y sobre todo como astringente intestinal.

Se hicieron cataplasmas para calmar el picor y purificar la piel de las damas de honor de los forúnculos o pequeñas imperfecciones de la piel.

Fueron muchos los que utilizaron el plátano que además fue secado y conservado con una sabia metodología.